lunes, 23 de septiembre de 2013

NOTIFICADO, INTIMADO Y APERCIBIDO

Angel Akike, Concejal de Almirante Brown por el Frente Para la Victoria fue notificado, intimado y apercibido mediante carta documento de fecha 17/9/13 por el apoderado de la Municipalidad y candidato por el Frente Renovador Dr. Daniel Roggero.
Este hecho es grave y amerita que la ciudadanía tome conocimiento porque constituye no solo una amenaza y persecución a un representante del pueblo elegido en el ejercicio de sus funciones, sino un claro atentado contra la democracia y la libertad de opinión y expresión.
Todo surgió después de la sesión del HCD del 22 de agosto del corriente, en la que el concejal fundamentó su posición negativa a la iniciativa del Ejecutivo de utilizar el 50% de los Recursos Económicos que la Provincia coparticipa al Municipio en carácter de "Fondo Educativo",  en el marco de la Ley Nacional 26.075, para la construcción de un "Centro Cultural de las Artes y las Ideas", que nada tiene que ver con las escuelas públicas del Distrito.
La negativa a permitir que el Intendente Giustozzi utilice dichos fondos para destinos no comprendidos en el Art. 2 de dicha ley, fue acompañada por la totalidad del Bloque del Frente Para la Victoria, el Bloque del ARI, el Bloque de la UCR y el Bloque CET. Asimismo, se destaca, tomó inmediato estado público a través de los medios que habitualmente cubren las sesiones legislativas.  
Rápidamente, distintos actores y sectores político-sociales locales salieron a apoyar la negativa respecto a la decisión del Ejecutivo Municipal, hecho que evidentemente irritó y dejó en una incómoda posición al Intendente.
Al no poder defender su decisión, al ver afectada su imagen en un período electoral en el que enfrenta un duro desafío, optó -un mes después de la sesión- por el ataque.
En efecto, su mayor desafío es justificar ante la ciudadanía por qué, a pesar de haber sido electo para llevar adelante el Proyecto Político que lidera la Presidenta Cristina Fernández, decidió seguir gobernando desde un espacio político opositor a dicho proyecto.
Esta reacción intimidatoria es típica de quien, impotente por saberse puesto en evidencia, elige el peor de los caminos, que es el de judicializar la política, el debate, y acallar a quienes plantean posiciones discordantes.
Lo más grave es que esta embestida no es sólo contra un concejal; en realidad es un atropello al conjunto de los concejales y al Cuerpo Deliberativo mismo.
Es preocupante que los ediles que hoy   acompañan a Darío Giustozzi en el Frente Renovador y que son mayoría, no han tomado nota de este alarmante hecho. Por el contrario, en la última sesión del 19/9, al rechazar la moción de Privilegio presentada por Angel Akike, han estrechado su dependencia con el ejecutivo atentando contra el propio cuerpo al que pertenecen.
Se dice muchas veces -erróneamente- que en política todo vale, sobre todo en tiempos electorales. Sin embargo, deberíamos ampliar las miras y evaluar el daño que ciertas acciones pueden generar en la vida institucional y democrática local.
Ya es bastante anómalo que a pesar de que el 71% del pueblo eligió ser gobernado por el Frente para la Victoria, a dos años de la elección, estemos de hecho en manos de un Intendente con mayoría en el Concejo Deliberante perteneciente al Frente Renovador, alianza política que no existía en el 2011.
Es esencial que no agreguen al menosprecio de la voluntad popular,  hechos graves como los que se vienen consumando desde el lanzamiento de la campaña: agresiones físicas a compañeras y compañeros en el acto conmemoratorio del aniversario del fallecimiento de Evita, incluyendo al Concejal Mariano H. Grandoli mientras conversaba con el Concejal del Frente Renovador Lucas Carballal, y ahora esto: la negación abierta al derecho y a la obligación de un concejal de ejercer sus funciones con libertad, y el desdén por el rol que por ley debe cumplir un Concejo Deliberante para ser verdaderamente HONORABLE.
                                            
                                                    Bloque Frente para la Victoria Almirante Brown.



1 comentario:

  1. Dario Giustozzi debería enviar cartas documentos a mas de la mitad de los habitantes de Almirante Brown que sospechan de una "MALVERSACIÓN DE FONDOS MUNICIPALES". El ex intendente de Almirante Brown imita a Clarin, en su desesperación por que nadie hable y cuente, por ejemplo no solo lo afirmado por el concejal Angel Akike, sino también de la utilización de los fondos municipales para comprar la voluntad del diario ciudaduno; o los sobresueldos compensatorios en negro que reciben algunos concejales (contado por el ex kirchnerista Roberto Bastanza); o los asfaltos que solo duran dos años y luego se parten y hunden..etc etc. Acaso no es malversación de fondos municipales e inmoralidad social la ausencia de presupuesto y políticas públicas municipales para los que menos tienen. Giustozzi eligió satisfacer su vanidad, en perjuicio de miles de familias que padecen necesidades. Promueve "escenarios de cultura", para "ser visto", pobre Dario, acaso no es cultura municipal, promover hábitos saludables en los vecinos, como alimentarse sanamente, ser solidarios, tener abrigo en el invierno, consumir agua potable, en definitiva empoderar con el conocimiento de la cultura la salud social de los vecinos. Pero no, Dario eligio el camino de Villaverde, viajar a España, tener campitos, ser mediático y no importa como ser gobernador en el 2015. La vanidad de un hombre con cargo público, transforma a este en autoritario. Y no hay autoritario sin víctimas. Ya en los plenarios Darío Giustozzi arengaba de echar a las patadas de la administración municipal a quienes pensaran distinto. El carisma del autoritario crea voluntarios ejecutores de la violencia, hoy hombres y mujeres de distintos programas sociales sufren esta violencia. Son perseguidos, amenazados humillados. Ana Geneira es una de esas personas fanatizadas, que maltrata a diestra y siniestra, a empleados y vecinos. En el paisaje de esa violencia, el concejal Angel Akike dice lo que piensa y practica democracia, hace lo que debería hacer Mariano Cascallares (si es que este tiene estos pensamientos e igual valentía).

    Si consideramos que los concejales oficialistas no tuvieron reacción, quizá paralizados al saber que la denuncia tenía asidero. Y que el Ejecutivo tuvo que salirse del cauce democrático institucional, recurriendo a desvirtuar la denuncia no dando lugar al protocolo previsto en la orgánica municipal, sino a una maquillada carta documento. Esto desnudaría una miserable crisis de intereses, una confusión política, que dispara un sálvese quien pueda, porque todos los que participaron de los "kioscos" que recaudaron con sobornos y privilegios saben que pronto van a ser juzgados, y van a ir presos. Bien por el concejal Angel Akike, y muy mal por el autoritarismo que Darío Giustozzi quiere nacionalizar Luis Taborda

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Traduce esta página a los diferentes idiomas

Páginas vistas en total